Llama olímpica llega a Brasil

Iván Gutiérrez
By Iván Gutiérrez 2 Min Read

PayPal donacion

El fuego de esta antorcha fue encendido en la ciudad de Olimpia (Grecia) el pasado 21 de abril y, después de hacer escala en Ginebra, llega a la capital brasilera, sede de los próximos juegos olímpicos. La antorcha fue recibida por la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, en el palacio presidencial de Panalto.

Rousseff afirmó que Brasil “está listo para los mejores juegos olímpicos del mundo”, a pesar de la actual crisis política y social que vive el gigante sudamericano. «Brasil será capaz, conviviendo con un período difícil, crítico para su historia y la democracia», de ser «el mejor anfitrión que los Juegos Olímpicos haya conocido», afirmó la presidenta quien podría enfrentarse a un juicio promovido por el congreso que podría terminar con su destitución del cargo.

El fuego olímpico que llegó a Brasilia, fue transportado desde el aeropuerto en una linterna hasta el Palacio de Planalto, donde fue entregado a Rousseff en una ceremonia a la que asistieron autoridades del Comité Olímpico Internacional (COI) y del comité organizador de Río 2016.




Hosting para tu web

Dilma Rousseff hizo una detallada explicación de la preparación de Río de Janeiro para la mayor justa deportiva del planeta, que comenzará el próximo 5 de agosto.  Afirmó que el país «ha trabajado mucho» y lo seguirá haciendo hasta el propio día de la inauguración.

«Prácticamente todas las instalaciones deportivas están listas. Las 39 pruebas realizadas hasta ahora, de un total de 45, han sido un éxito. La estructura para la prensa está lista, el laboratorio antidopaje está listo, el plan de seguridad está listo», aseguró la mandataria.

Rousseff agregó: «Sabemos de las dificultades políticas que existen, conocemos la inestabilidad política», aunque aseguró que, pese a todos sus problemas, Río de Janeiro y el propio Brasil serán «capaces de celebrar los mejores Juegos Olímpicos del mundo».

Redacción ZigmaZ

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta